Siguiendo las pautas del GDPR

Cuando la tecnología de video se usa para monitorear áreas públicas, las empresas deben considerar la protección de datos del Reglamento General de Protección de Datos (GDPR por sus siglas en inglés) y las reglas de privacidad porque la tecnología de video procesa Información de Identificación Personal (PII). Muchas de las soluciones descritas pueden parecer intrusivas, pero el factor más importante es cómo se procesa la información para preservar la privacidad de la PII.

La normativa del GDPR ayuda a garantizar que los sistemas de seguridad que implementan las empresas cumplan con las normas y la legislación de protección, procesamiento de datos y privacidad. La existencia de GDPR no significa que las empresas no puedan usar la tecnología de video para ayudar en situaciones complejas. La mayor parte de esto depende de cómo se use el sistema y de la base legal para usar dichos sistemas.

El GDPR podría ser aplicable en muchas partes del mundo, pero no en todas. La implementación de este también puede variar de un país a otro o de un estado a otro, donde algunos países, estados o provincias incluso mantienen una legislación más estricta sobre ciertas partes del GDPR. Se recomienda buscar asesoramiento legal.

En Milestone Systems, creemos en el uso responsable de la tecnología como se indica en la Carta de Copenhague, y alentamos a todos los socios y usuarios finales de Milestone System a respetar la ley local con respecto a la protección de datos y la privacidad de los datos. Dado que el Reglamento General de Protección de Datos de la Unión Europea 2016/679 se considera una de las normas más estrictas a nivel mundial, Milestone ofrece recursos GDPR, los cuales incluyen una extensa guía de privacidad, guías de protección del sistema y una plataforma certificada GDPR con XProtect Corporate que ayuda a nuestros socios y usuarios finales a cumplir con el GDPR.

En principio, los usuarios / propietarios de sistemas de videovigilancia, o los que procesan información de identificación personal (el procesador de datos), generalmente deben tomar nota de las seis bases legales principales donde la tecnología de video o el procesamiento de datos pueden, o incluso deben, usarse.

  1. Obligación legal: el procesamiento está permitido si es necesario para cumplir con las obligaciones legales.
  2. Interés público: procesamiento de datos llevado a cabo en aras del interés público, en el ejercicio de la autoridad oficial encomendada al controlador.
  3. Interés vital: procesamiento de datos llevado a cabo para proteger los intereses vitales del interesado.
  4. Intereses legítimos: procesamiento requerido con el fin de proteger los intereses legítimos del controlador, sin infringir los derechos del interesado.
  5. Cumplimiento del contrato: los datos personales pueden procesarse, si es necesario, para celebrar o realizar un contrato con el interesado.
  6. Consentimiento: el interesado ha dado su consentimiento para el procesamiento de datos.

Con cualquiera de las seis bases legales anteriores de videovigilancia / procesamiento de datos, se recomienda buscar asesoramiento legal para cumplir con las leyes o políticas locales de protección de datos y privacidad.